COMENTA EN GOOGLE+

COMENTARIOS GOOGLE+

viernes, 25 de noviembre de 2011

Un anticuerpo llamado CRISIS

   
   El “tercer mundo” en el “primero”, nadie está a salvo de la vorágine capitalista y cuando digo capitalista, no me estoy acogiendo a ningún discurso de la izquierda, lo hago en el sentido literal de la palabra. Es el capital quien dirige el mundo y hoy más que nunca, todo se reduce a economía, no importan las víctimas, solo importan las cifras. Uno,cien millones de muertos, sea cual sea el coste de esta crisis en vidas humanas, terminara siendo, desgraciadamente, el balance positivo en las cuentas de la elite dominante. Y no es nada nuevo, aunque nos sorprenda en la madrugada de una democracia perezosa, ya ha ocurrido otras veces. Seria conveniente hacer un poco de memoria: el 23 de octubre de 1929 estalló en Estados Unidos una crisis económica sin precedentes, cuyos efectos, que se prolongaron durante muchos años, resultaron catastróficos en todo el planeta. La especulación ciega que llevó a la quiebra de Wall Street y la incapacidad voluntaria o no, de los gobiernos para controlar aquella crisis se encuentran en el origen de lo que, para muchos historiadores, desencadenaría diez años más tarde la Segunda Guerra Mundial, con su sangriento saldo de más de 50 millones de muertos.Sus antecedentes, la primera guerra mudial y los felices años veinte.
El crack de la bolsa de Nueva York no sólo supuso la descapitalización repentina de la industria y las empresas norteamericanas. A partir de ahí, Estados Unidos exportó la crisis al resto del mundo.

Casi ochenta años después volvemos a encontrarnos en una encrucijada de caminos, en el pasado del liberalismo se pasó a un sistema mixto, involucrando en este entramado de especulaciones y negocios a los propios estados, quizá ahí empezó a fraguarse lo que hoy acontece, estados endeudados al servicio del gran capital. ¿Todo se debe a una estrategia? Se especula con la idea de que un nuevo sistema, el neoliberal, está implantándose en todo el mundo, pero, ¿realmente es nuevo? Los grandes capitales, no tienen prisa, y si el resultado es alaguaño, no importa que este se produzca a largo plazo.Esto es lo que en mi opinión,  ha ocurrido, hoy se ha cumplido el plazo. Durante este proceso de muchos años, se nos han ido recortando los derechos adquiridos tras la primera gran crisis, nuestra lucha contra el liberalismo económico, parecía ir viento en popa, nada mas lejos de la realidad. ¿Qué es eso de políticos comprometidos y con ideales? No son posibles en un sistema, que antepone los intereses económicos y particulares de una minoría,  a los interés de toda la humanidad; se pueden hacer las cosas como si de una carrera de fondo se tratara en intentar aprobar leyes que nos beneficien a todos,en cuatro años, tal y como se hizo en la España de la primera legislatura de Felipe Gonzalez, pero al final, todos son devorados por los intereses económicos del gran capital.

Y si, casi ochenta años después, una se pregunta, ¿como es que se repite la jugada? Existen muchas, yo diría que demasiadas semejanzas entre aquella crisis y la actual, la relación del dólar y la libra en el 29 es parecida a la que se da en la actualidad entre el dolar y el euro. Las mismas políticas monetarias expansivas que  como entonces, generan auges artificiales y como entonces, los mismos que crean la burbuja luego la pinchan asustados o no, ante el gran tamaño adquirido de la misma.

Con el neoliberalismo que amenza, los estados, se convierten, son ya, acciones en bolsa y las primas de riego, tan nombradas, parecen marcan su valor. Los gobiernos privatizan sus empresas punteras, y lo hacen de una manera que contrasta con el liberalismo preconizado, ya que permanencen vinculados a dichas emresas hasta que estas obtienen beneficios, a esto lo llaman saneamiento, hay en estas operaciones un intervencionismo solapado, que ha diferencia del que se dio en el 29, no busca el equilibrio social . Junto a estas semejanzas hay ademas, un factor común: E.E.U.U, su crisis, que la tiene, así como su respuesta, influye directamente en el resto del mundo. Si bien en el pasado se adoptaron políticas intervencionistas, hoy la intervención de los estados, en el rescate de entidades financieras, por ejemplo, son meras transacciones comerciales, en las que realmente se esta negociando el futuro de una nación, véase el caso de Grecia, su rescate supuso y supondrá pingues beneficios para sus rescatadores, prestar un dinero, que realmente te han prestado antes a prácticamente cero de interés, a un interés muy elevado, es sin duda un gran negocio y un negocio redondo, ya que jamas revertirá en el contribuyente que lo hace posible. Esto es lo que hoy evita el cataclismo. 
¿Hasta que punto los gobiernos, no son ya una facción más de los que manejan el capital? De ser asi estaríamos frente a un sistema que no se esta defendiendo, que ni siquiera está siendo amenazado, estaríamos frente a un sistema que lo que está haciendo realmente es atacar, atacar nuestras expectativas de futuro, destruir el espejismo de que las diferencias de clase, cada vez son menores, devolviéndonos a la cruda realidad. Hoy luchamos por unos derechos por los que ya lucharon y lograron nuestros abuelos y lo hacemos como si fuera una nueva meta a conquistar, como si nunca los hubiéramos tenido, no es cierto y sin embargo gracias a la crisis, casi lo creemos.

Comparando el proceso con una maquina de diálisis, yo diría que estamos en el flujo de la tragadia, donde se reciclan los líquidos y se filtra el entusiasmo: Solo cabe la supervivencia frente a la opulencia y el bien estar de unos pocos, que son, siempre pocos y siempre los mismos.

¿Qué es esta crisis? En un sistema como en el que vivimos, donde los números son más que las personas, la crisis es un anticuerpo contra el virus de la igualdad, contra la amenaza de un resultante positivo en las cuentas de todos. 

El Cesar se siente satisfecho una vez mas, siente que todo está de nuevo en orden y cada uno en su sitio.


A.M.G


sábado, 3 de septiembre de 2011

Somalilandia o el Mar de ardora


   Somalilandia, suena a parque de atracciones, pero en realidad es una senda de terror, es Somalia. La sequía, la subida del precio de los alimentos y las guerras azontan el cuerno de África. En Somalia, el hambre no acecha es el hambre convertida en mujeres desnutridas, en niños moribundos, en hombres... ¿donde están los hombres?

Tras revueltas, golpes de estado, las fuerzas británicas, francesas, italianas, se han repartido durante años la merienda frente al estancamiento de un país parte de un continente que avanza en pequeñas dosis, y que esta igualmente sometido. Estados Unidos manda militares para repartir el "alimento" Naciones Unidas forma gobiernos y contra gobiernos, todos quieren "ayudar" pero este largo etcétera de pseudo soluciones, dirigidas mas que a paliar la hambruna que dura ya mas de dos décadas,  a solventar intereses económicos en conflicto, solo sirven para prolongar la agonía.

Los señores de la guerra, empuñan armas francesa, británicas, italianas,  y todas acaban guardadas en el polvorín norteamericano bajo la supervision de Naciones Unidas, y el ojo un tanto miope de Unión de África, bajo contrato, cual  si de una transacción  económica se tratara, se firma un extraño fideicomiso, en el que nuevamente poco importan las necesidades básicas, pero, ¿qué tiene Somalia que quieran ellos? La geología local sugiere la presencia de valiosos yacimientos minerales que según nos dicen, no están explotando debido a que la situación socio-económica no lo permite, en esta afirmación, quizá cabe mas que nunca Somalilandia o el Mar de ardora. La larga costa de Somalia (3.025 kilómetros) ha tenido importancia histórica, debido a que permitía el comercio del Oriente Próximo con el África Oriental y actualmente es camino de paso obligado hacia el Canal de Suez.
Su gobierno es transitorio, lo que viene a demostrar la teoría, de que nada se mueve excepto el movimiento y este ir y venir de presidentes, conculca con facilidad la mayoría de los derechos humanos. Con una tasa de desnutrición infantil de mas del treinta por ciento en muchas regiones de este país, el fracaso a la hora de actuar de la Comunidad Internacional viola el mas básico de esos derechos, el de la alimentacion.
Parece un tragedia anunciada, o ¿quizá orquestada desde las alturas?
Debido a los ataques armados y amenazas contra trabajadores de ayuda humanitaria, el Programa Mundial de Alimentos se escusa y suspende parcialmente sus operaciones en el sur de Somalia a principios de enero de 2010 ¿puede considerarse esto un boicot solapado? Vuelve a acudir a mi mente el Mar de ardora, ese juego de agua luminosa que de ser un mito de marinero hoy un satélite lo convierte en realidad.

África, un país expoliado casi desde sus inicios pese a Cleopatra, arrastra en sus ríos de caudales escasos, una corriente de esclavos permanente, sus riquezas siempre fueron su punto débil, ambicionadas por todos. No hay que olvidar, o, hay que saber, que este continente posee una de las mayores reservas mundiales, de oro, gas natural, hierro y tantalio, irónicamente el tantalio entre sus muchos fines es un mineral que se utiliza para la fabricacion de condensadores electrolíticos, componentes esenciales en la producción de satélites artificiales o teléfonos moviles ... y en Etiopía, por ejemplo, aquí está la ironía, solo el dos por ciento de su población tiene uno.
El Mar de ardora no deja de ronronear en mi cerebro, ese grupo masivo de bacterias fluorescentes, que se auna por una causa común, adentrase en el estomago de los peces y destruirlos por dentro, es precisamente la antítesis de África: dorada, bella, misteriosa, es saqueada una y otra vez y a este saqueo el desarrollo lo llama ayuda extranjera. Alemania, Japón, Yibuti y Arabia Saudita se llevan, aunque lo llaman exportacion, Estados unidos, Arabia, Sauydita, Italia y Rusia dan, es decir, hacen que la deuda crezca, y así queda repartido el pastel. Teniendo en cuenta que Yibuti y Arabia Saudita son feudos tácitos de potencias extranjeras, el cesar parece augusto con la repartición.

Quizá el Mar de ardora no sea sino una revelación de como deberían de actuar los africanos,  el Cesar es un pez grande, una minúscula bacteria tal vez, nada puede hacerle pero ¿y muchas?.

A.M.G

viernes, 17 de junio de 2011

¿POR QUÉ? ¿POR QUIÉN? ¿POR CUÁNTO?


¿Por qué la clase trabajadora a pesar de superar a la burguesía en cantidad e importancia económica, no ha podido aún conquistar el poder? ¿Cómo es posible que casi siempre en la historia de la civilización, una minoría explotadora haya podido dominar a la gran masa del pueblo explotado? Estas preguntas bien podríamos planteárnoslas en la actualidad y sin embargo fueron planteadas en 1912, no parce que halla habido pues demasiados cambios.
Sin novedad en el frente, esta es la máxima de este sistema nuestro que solo admite novedades patrocinadas desde las alturas.
Se nos tiene acostumbrados a que la toma de poder de un grupo sobre otro tiene medios lícitos,sin embargo, cuando un grupo arrasa económicamente a otros sin importarle los costes humanos,(daños colaterales les llaman) ¿ es esto una toma de poder licita tan solo por que se ve respaldado internacionalmente?
¿Cuando en una democracia el bipartidismos y es lo que actualmente predomina en todo el mundo, se transforma en una exclusivo relevo de poderes entre los dos partidos mayoritarios cada cuatro años, y resulta difícil diferenciar las actuaciones de uno y de otro podríamos estar hablando de totalitarismo?
¿Vivimos en un estado oligárquico en el que esa minoría compuesta por banqueros y políticos hace y deshace a su antojo ? ¿se nos deja protestar, utilizar las herramientas democráticas para variar las decisiones tomadas por los que en un principio eran un mayoría elegida democráticamente y que tras las elecciones se convierten en una oligarquía al ignorar su propio proyecto electoral y variar el rumbo de sus promesas? ¿cuales son esas herramientas democráticas que nos permiten defendernos de estos abusos?
¿A qué es debido que hoy las reacciones de los ciudadanos de algunos países totalitaristas de pronto cobren protagonismo y se vean respaldadas por los poderes internacionales? ¿ Por qué las revueltas de Egipto por ejemplo, y otros países tremendamente castigados por los poderes lícitamente establecidos desde el exterior, antes se hubieran denominado acciones terrorista sin titubear y hoy empiece hablarse de un pueblo cansado del abuso? ¿asistimos a un nuevo lenguaje? ¿ es cierto que todo esto obedece a un despertar, o simplemente es coyunturalmente necesario para esas oligarquías mencionadas? ¿estamos siendo testigos de una verdadera revolución social o...se nos esta vendiendo el espejismo de que podemos y debemos?
Recortes en todos los ámbitos por parte de esos poderes facticos o no, nos inducen históricamente a la movilización, pero, ¿qué surge de esas movilizaciones espontaneas, nacidas de la indignación y el agobio económico? ¿hay un movimiento realmente heterogéneo, o se trata de una masa informe sin criterios concretos que camina a la deriva en busca de un salvador que los reorganice? de ser así volveríamos a servir a los mismos intereses contra los que iniciamos la protesta.
El pactó del euro, la globalización, la carrera armamentística, los avances farmacéuticos, son términos cotidianos, casi asumidos por nuestra sociedad, pero, no admitirían un análisis profundo sin producirnos sonrojo:
La Unión Europea, por ejemplo, se a convertido en un sistema de seguridad dentro del sistema para proteger precisamente eso, al sistema, gracias a medidas como el pacto del euro, que no son sino, mas que una forma de mantener y aumentar las prebendas de esa minoría (oligárquica o no) junto a los recortes sociales que significa hacernos a nosotros el pueblo, la mayoría no dirigente, mas vulnerables, mas pobres y todo ello sin apenas coste para esas minorías, como decíamos al principio con medios lícitos, pero, ¿lícitos para quién? ¿Es la globalización la que los hace lícitos, ese avance sin medida de las multinacionales, adquiriendo para si, un lema que para nada tiene que ver con lo que preconizan, no son ciudadanos del mundo, son su mundo contra los ciudadanos, esa expansión macroeconómica que divulga la competitividad como lema de valía, una competitividad en la que, no de debemos olvidarnos, los perdedores siempre somos nosotros? Solo equiparando fuerzas es posible evitar el caos de la guerra, esa es la gran escusa para armarse hasta los dientes y evitar contiendas con el enemigo, pero, ¿quién es el enemigo? curiosamente varia según los intereses economices. ¿qué fuerzas deben equipararse? ¿los cinco continentes? ¿solo dos de cinco? y ¿que pasa con los otros tres? entre ellos estarán los enemigos digo yo.
Continuamente el sistema esta resurgiendo de sus cenizas, y sin embargo siempre parece estar agonizante, el avance farmacéutico acude al rescate, la ciencia, la gran traidora de la humanidad, pese a que la amo, no avanza para el hombre vende sus avances para que el hombre nunca pueda reaccionar y esto nos lleva a la atrocidad de ver impasibles como una compañía farmacéutica es capaz de congelar la salida de un medicamento para hacerlo mas rentable, o de esparcir virus para dar salida a medicamentos obsoletos.
Desde mi ingenuidad, quiero creer que es posible derribar, no desde la violencia sino desde la evolución, a esas minorías asfixiantes, que no entiende de otra cosa que de economía.
Frente a todo esto el Cesar sigue estando a gusto, parece complacerse con tanta pregunta sin respuesta, pero, ¡cuidado! los que vamos a morir, hoy no solo queremos saludarte, indignados a lo mejor, solo a lo mejor, hasta podemos responderte...
                                                                                                                                                       A.M.G

jueves, 24 de febrero de 2011

Golpe de efecto.

En 1981 nuestra constitución, la débil constitución española, no lo era tanto después de todo, prueba de ello, el fallido golpe de estado del 23 de febrero, es posible, solo posible, que quizás fueran otras instituciones las que pendieran de un hilo.

Todos se empeñan en reafirmar la dignidad de nuestros diputados en esos trágicos momentos, pese aquedar impreso en la memoria, a nuestras señorías presas del pánico y por los suelos, cosa por otra parte muy lógica. Las pequeñas anécdotas quedan reagrupadas en meras historietas de soldados inexpertos o políticos despechados, valientes, honorables, véase el caso de las comilonas en el restaurante de las cortes, o a Carrillo de pie, sin inmutarse ante el plañido de las metralletas, la experiencia es un grado, o a un teniente coronel Mellado rebajado por los golpistas a mero diputado, mostrando su valentía y poderío , la milicia y el mando en la sangre, o a nuestro presidente Suarez haciendo muy bien, además, su papel de capitán de barco y no permitiendo que el representante máximo en esos momentos de nuestra democracia, luego lo sería el Rey, hincara sus rodillas en el suelo. Pero ni rastro de esos que aplaudieron el golpe pese a tener un escaño, o aquellos que intentaron pactar un salida o los que ya desde el minuto cero buscaban un sitio en ese caos que apuntaba un futuro distinto. Y sin embargo, como se dice de las meigas, haberlos ahílos… Digo yo que tuvo que haberlos, pero eso no se nos cuenta, no vaya ser que nos confundamos.

Aparentemente Televisión Española, la única televisión por otra parte, fue tomada por las fuerzas golpista, pero nadie nos dice como fue liberada, o por qué el rey tardo tanto en tener una reacción visible, por qué tejero nunca fue degradado, pese a que 4 años antes  fraguo otro intento de golpe fallido, que le acarreo 15 meses de arresto militar. No se nos ha contado lo suficientemente bien, que elementos en el poder estaban al tanto de lo que iba a suceder y cuáles eran sus posturas, la iglesia, agazapada a la espera de noticias, el partido en la oposición, no debemos olvidar que un año después el PSOE gano las elección con una mayoría aplastante, o el propio partido en el poder, que se vio engullido meses después por una alianza popular pseudo renovada y sorprendentemente en alza.

Semanas e incluso meses después del intento golpista, España parecía estar inmersa en un proceso de transición, cuyo lema fue de nuevo, pasar página. Las escasas ganas del parlamento de saber, el “por qué” y el “cómo” de lo sucedido, unos militares sobrecargados de piedad y generosidad hacia sus insurrectos, y unos procesos judiciales que pasaron de puntillas sobre los preámbulos de la trama, condenas mediáticas unas, silenciosas y discretas otras, nos hace preguntarnos si el "¡Quieto todo el mundo!”, de Tejero, no estaría surgiendo efecto más allá del hemiciclo y del momento.

Aquel golpe fallido dio a luz, un gobierno que nos meterían en lo OTAN, una oposición llena de pasado, al menos en lo que apellidos se refiere, dio a la monarquía un lugar permanente e incuestionable en nuestro estado de derecho, sesgando toda iniciativa hacia la república y aunó a las fuerzas de izquierdas en una sola fuerza mucho más diluida en sus colores y aspiraciones…

A veces, me da por pensar que el cesar se sintió augusto y que cuando mira hacia tras, contempla como los objetivos de ese golpe se cumplieron a rajatabla…



A.M.G

Visitantes Recientes